Además de dar un mal aspecto a las llaves del lavabo o a los azulejos del baño, el óxido es un problema que puede terminar por corroer la superficie donde está si no se le pone atención a tiempo. La oxidación ocurre debido al contacto continuado del esmaltado de los azulejos con alguna base de metal, y de éste con el agua; es por dicha razón que el baño y la cocina (específicamente el fregadero) son los lugares donde tiene mayor presencia.

Niveles de oxidación

Para combatirlo, existen diversos productos que pueden ayudar. Sin embargo, primero es necesario ver qué tan avanzada está la corrosión y así podremos elegir la mejor opción. Cuando el óxido tiene poco tiempo, un remedio casero podría funcionar a la perfección. Pero si tiene más tiempo, será difícil quitarlo de esa manera. Para ello, se requerirá de productos más completos. Es importante tomar en cuenta que el metal deteriorado, manchará todo aquello con lo que entre en contacto, por lo que para limpiarlo –en cualquier caso- debemos utilizar guantes de látex.

Opciones básicas disponibles

Cuando el desgaste el leve, las soluciones que están más a la mano son:

  • Vinagre: Se utiliza calentándolo al punto de ebullición y luego empapando un paño fino (que no raspe) para frotar sobre la superficie manchada. Es una de las solucionesmás eficaces e inofensivas ya que podemos realizarlo sin problema alguno.
  • Limón: Hay que mezclarlo con bórax a razón de dos cucharadas de éste con el jugo de un limón. Las propiedades de ambos removerán las manchas luego de haberlas restregado un rato.
  • Pasta de dientes: ¡Sí! Este producto es un gran auxiliarpara este caso. Se usa directamente y se frota la superficie con mucho cuidado.
    En los tres casos, debemos aplicar el producto y dejarlo actuar por unos minutos.

Para otros casos

Cuando la corrosión es mayor, existe un remedio heredado de las abuelas: la lejía. Es un producto que quizá no tenemos en casa, pero que se consigue fácilmente. Su eficacia es alta, no es tan abrasivo y su empleo es similar a los anteriores: se aplica, se deja actuar por doce horas y se retira con un paño. Si el óxido es muy añejo, existen productos en el mercado especiales para ello, no obstante, es necesario recordar que se utilizan bajo ciertas condiciones y procedimientos. Entre los cuidados que debemos tener está la protección de la nariz y la piel, y nunca dejarlos al alcance de los niños.

Soluciones especiales

Si lo que necesitas es una solución completa que te permita acabar de manera profesional y rápida con el óxido, así como en el cuidado y protección al hacerlo, no dudes en llamarnos, en SANITO te podemos orientar para encontrar los productos más adecuados para hacerlo.

¡Que tengas una feliz limpieza!